Organizaciones Más Humanas

¿Qué tan bueno es incluir lo subjetivo en una estructura organizacional? – ¿Empresas más humanas, podrán ser productivas? –  ¿Enfocarse más en la gente?… ¿Para qué?  – ¿Qué es lo que tanto se está hablando de esto?

Por: Angélica González G. – Psicóloga y Coach

http://www.transformacion-consciente.com

Durante siglos, el pensamiento  de occidente ha sido fuertemente influenciado por el paradigma positivista; en donde la razón prima sobre la emoción. La objetividad es más valorada que la subjetividad.

Sobre este paradigma del triunfo de la razón sobre la emoción, se construyeron  las instituciones que forman nuestra sociedad. Entre las cuales las empresas ocupan un lugar importante.

No obstante, hoy más que nunca, el mundo entero está pidiendo a gritos un cambio. Las nuevas generaciones, buscan revolucionar a las empresas integrando un estilo de pensamiento más dual – en donde  la subjetividad tenga lugar. En donde no se privilegie el pensamiento o la emoción, en donde ambas tengan lugar para dar pie a espacios de trabajo más satisfactorios, productivos y a organizaciones más felices. A esto le llamo: el nuevo paradigma: la inclusión de la importancia del individuo en el entramado organizacional.

Si miramos fuera del ámbito de las empresas, entre las macro-tendencias en la cultura occidental, está la importancia de las libertades individuales, la lucha por la auto-realización, por la posibilidad de construir y desafiar los proyectos y roles de vida establecidos para ambos géneros. Hoy más que nunca, las personas buscan descubrir su vocación, su llamado y escribir su propia historia, a su manera, con sus propios colores… expresar su propia voz.

Lo genuino y auténtico se convierten en una fuerte motivación para definir la identidad y para construir un estilo de vida que desafía los sistemas y estructuras rígidas de las organizaciones.

En español… las nuevas generaciones (e incluso las actuales), se están cuestionando hasta qué punto pueden desplegar su individualidad en las empresas. Se están  preguntando qué tan compatibles son los intereses de la empresa con sus motivaciones.  De aquí que están dispuestos a sacrificar y rechazar todo aquello que no encaje con sus ideales y valores; incluyendo jugosos contratos y altos cargos en prestigiosas empresas.

En ocasiones, he visto cómo este nuevo paradigma, entra en choque con el concepto tradicional de autoridad que aún mantienen la mayoría de  líderes y políticas de las compañías en Latinoamérica. Generando una amplia sensación de insatisfacción e incomprensión en el talento de estas.  Desencadenando así, en empresas menos productivas, con climas laborales pobres y con una alta rotación del talento humano.

Sin embargo, no todo el panorama es negativo. Hoy más que nunca, las empresas quieren ser espacios constructores de felicidad. Por lo que aquello de las “empresas más humanas” va más allá de una moda, más allá de una actitud y de un cambio en el mobiliario de las instalaciones. No se trata solo de implementar el “home office” o de ofrecer café y cerveza gratis los viernes. Se trata de una transformación, una revolución en la cabeza de los nuevos líderes que emergen creyendo genuinamente en el valor de sus empleados, reconociéndolos y reconociéndose como individuos cuya subjetividad y motivaciones, son imposibles de ignorar.

Cuéntanos: ¿qué has visto en las empresas? – ¿Cómo ves esta tendencia en las organizaciones actuales?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s